viernes, 18 de diciembre de 2015

Amor y dimensiones

En la tercera dimensión la negatividad sirve aún para unir. Los iluminati, luciferinos, unidos por el poder mágico de la cosanguinidad, y los seres de Orión intentan manipular a través del miedo. La marca de la bestia pretende cerrar el tercer ojo. Hay una miasma de interferencia: amar o manipular.

La cuarta dimensión es como el cuarto chakra del corazón abierto, el amor incondicional. Pero sin el “no” del carácter es altamente manipulable. Como fin curricular de la meditación profunda hay que eliminar las tentaciones del ego y seguir un sistema completo de evolución de los 22 arquetipos.

En la quinta dimensión el amor se manifiesta como luz y en él hay un principio de honor que implica la responsabilidad de terminar cualquier empresa inspirada por el amor. Existe en él una inteligencia infinita, una totalidad que no precisa de memoria, sin identidad. El mundo es armonioso, no hay secretos; la conciencia vuela en rayos de luz; existen las habilidades telepáticas. Para llegar hay que mover la sombra del yo del chakra del entrecejo, que es una planta que reacciona con miedo ante el fuego.

En la sexta dimensión hay compasión y sabiduría. Conciencia crística.

La séptima dimensión corresponde a los guardianes. Es una protección, una masa espiritual que luce como una estrella y que se siente unida con el todo.

1 comentario:

  1. 1.LOs arboles no elijen donde vivir.la semilla es arte de un orden que funciona sin el pensamiento.Es pensar el aremolineamiento de las hojas??o es comoun amor lunatico que depende de las bajadas y de las siluetas de el paisaje. mareas ...

    ResponderEliminar