jueves, 12 de noviembre de 2015

La anécdota de la diva intocable


Recuerdo aquella historia de la Sharon Stone. Por aquel entonces, era la mujer más deseada del mundo, según una encuesta de la revista Vanity Fair. Sin embargo, dormía sola todas las noches, porque aún no había encontrado al hombre que no temiera su belleza.


Es realmente complicado. Lo bello es susceptible de ser amado, pero a veces la belleza no basta en la invocación del amor. Hay, además, un componente químico. Una feromona disuelta en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario