martes, 10 de noviembre de 2015

EL TEMPLO DE AFRODITA



TRABAJO DE SENDERO
DE HOD A NETZSCKA



¿Sabes dónde estamos ahora mismo? Estamos en lo alto de un acantilado. Hay un templo dedicado a la diosa Afrodita. No estamos solos. Hay sacerdotisas y sacerdotes distintos que le rinden culto a la diosa. Amamos el arte, el amor y la belleza. Nos amamos artísticamente, con toda la delicadeza de la luz sagrada del amor. Y, tú y tu consorte, especialmente, os seducís y os complementáis. Practicáis la magia sexual inspirada en vuestra diosa.

Pon la mano sobre tu corazón
Así estarás en Venus: no está lejos
cuarto chakra, color verde
se deshace dentro de ti:
como si el sol fuese un caramelo de menta
que baila entre los brazos del cielo.

Estáis en la terraza que da a ese acantilado. Nos miramos a los ojos encendidos por el amor. Charlamos sobre cosas aleatorias, nuestra mitología sagrada, nuestros secretos, nuestros sueños. Nos miramos y nos seducimos en una danza.

Después sincronizamos la respiración. Cuando tú inspiras yo expiro, y al revés. Así nuestras auras se funden y empiezan a crecer y a vibrar a la misma frecuencia. Se me ocurre que lo hacemos cantando.

 Nuestros labios se unen en una sed que sabe crear su propia agua. Tu barbilla y la mía se rozan, notamos nuestro aliento en la cara. Nos ponemos simultáneamente las manos en la cara para retirarnos el pelo. Nos miramos fijamente a los ojos. Sonreímos. Reímos. Soltamos una carcajada. Nos besamos otra vez, esta vez con mucha intensidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario