lunes, 30 de noviembre de 2015

Carta de amor escrita por una crononauta a un amante del futuro

Me pides en tu pensamiento, amante del futuro, que intente explicarte por qué aún te sientes en el estigma de la separación, por qué no hayas el consuelo en el mundo. Por qué te mueves, en tu melancolía, con la sensación de no saber dónde concentrar toda tu fuerza, a qué estrella destinar tu rumbo, dónde dirigir tus ansias de amor.
Me pides en tu pensamiento, amante del futuro, que yo te escriba esta carta, que es un Arte de Amar y que es un acto de fe y un presagio de alegría.
Este Ars amandi se escribió en el siglo XXI, aún con palabras, antes de la Revolución Telepática.
Este Ars Amandi aún confunde la idea con la forma, y busca en la poesía la metáfora, porque los símbolos son el lenguaje de los dioses que pugnan por emerger en el arte.
Esto es Hieros Game, el juego de Eros, la sonrisa de la Luna, la autopista que une el sexo a la boca que declama los sueños.

¿Sabes qué es enamorarse?
Endorfinas y oxitocina cantan en las jam sessions de los ángeles.
Las musas dilatan las pupilas y hacen tersa la piel, que es baile y pista de baile a la vez.
Enamorarse es crear una mitología secreta con alguien.

¡Miedo= problema!  ¡Amor= solución!
Y la solución al laberinto ... está adentro de este acertijo.
Estaba… ¡clarísimo! Como la luz que acaricia la piel fabricando vitamina D.

¿Te acuerdas de Prometeo? Robó el fuego a los dioses para dárselo a los hombres.
Los dioses le castigaron y un enorme pájaro le devora eternamente el hígado, al igual que el fuego devora la madera que fabricó el oxígeno.
La poesía cena paté de Prometeo.
  • Prométeme- dice- que robarás a los dioses lo que falta.
  • Pero… ¿Qué es lo que falta? ¿Qué más podríamos hurtar al reino celestial?
  1. EL DON DE LA CREATIVIDAD
  2. LA CAPACIDAD DE MUTAR O METAMORFOSIS
  3. EL ARTE DE AMAR A LO DIVINO

Existen senderos sagrados del sexo sublime. Forman parte del juego del escondite de la conciencia. La idea central sería: todo es 1, pero el 1 juega un rompecabezas para tener el placer de descubrirse.

Amante del futuro,
yo creo en el amor que toca aquello que transforma con su imaginación,
yo creo en la belleza creándola y creyéndola, 
tanto como creo en ti, 
tanto como te creo a ti.

Me pides, amante del futuro,
que te describa como sueño nuestro amor
y por qué los poetas malgastaron sus plumas
narrando los falsos pesares del deseo.

Yo sueño con nuevos tópicos,
donde la descriptio no sólo es cosa de de divas rubias vírgenes,
donde las morenas y las brujas pelirrojas son amazonas y heroínas de aventuras,
donde el pecado es sagrado signo de revolución,
donde la belleza de los hombres puede cantarse sin miedo a parecer marimacho,
donde la energía brota, espontánea.

***

Hay un enigma, allá donde se juntan la belleza y el peligro.  
Allá nace la pose aventurera que explora y coopera en creación.
Entonces, mi amante, fabrícate aquello que buscas y crea aquello que buscas.
Así me encontrarás.
Al principio es como si la locura viniera de visita, pero más adelante, el daimon de Cyrano y Sócrates vienen a rescatarte y en su extraño parlamento sin palabras, en el centro de la cabeza, te inflaman...

¡Y comprendes que loco y genio esculpen el mismo diamante,
y que entre abismo y valle existe el detalle de la meditación, el plan y el orden!

Entonces, mi amante, fabrícate los mapas. Y usa un método que aúna voluntad e imaginación. Es un método para que la inspiración sea funambulista y los pies resistan, cual faquires, el suelo que quema, ese camino que es el filo de la navaja.

Estarás, mi amante, dentro de una cajita negra, dentro de una noche oscura, muy triste, pero allí fabrícate unas botas mágicas con los mapas del cielo, y el color rojo, que besa siempre a la tierra con el carmín de sus volcanes.

¡Oh, mi amante del futuro! Cual el músico que afina primero su instrumento y lo tañe primero en su retiro para no molestar con el ruido, así, afina y toca tu corazón, y aprende en secreto de tu error. E investiga, y sueña, y explora. Así, hallarás tu sueño.

¿Y qué es soñar?

Prologa ese sueño con la mano abierta que pide limosnas al cielo,
sangriento el ideal cimentado en el recuerdo
que rescatan Prometeos del Leteo.

¿Qué es soñar?
Sabrás que hay dos clases de sueños, y que despertar y ser libre son el arco y la flecha de nuestro porvenir amando.

Buenas noches... no me esperes.

Sólo así apareceré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario